Exterior de la Iglesia de Santa María la Mayor

Iglesia de Santa María la Mayor

La tradición, también recogida en el catálogo monumental de Palencia, atribuye la edificación de Santa María a la iniciativa de la Orden del Temple, como parte de un complejo conventual, a razón de la proximidad y similitud constructiva con la iglesia de Santa María de Villasirga, así como las semejanzas que se establecen con la fachada de la iglesia del temple en Jerusalén. No obstante, otros estudiosos establecen que las obras de construcción del templo se inician bajo la tutela del obispo Arderico (1184-1207), en la última década del siglo XII, terminándose durante el mandato del obispo Tello Téllez de Meneses (1208-1247) en los primeros años del siglo XIII. El devenir histórico le irá confiriendo el aspecto que tiene actualmente. La iglesia fue declarada Monumento Histórico Artístico el 3 de junio de 1931.

En el exterior, se observan novedades constructivas respecto a la arquitectura románica clásica de la época: empleo sistemático del arco apuntado y la bóveda de crucería Se diferencian dos portadas: una lateral ubicada en la fachada Norte, donde se observa un pórtico románico tardío; en la fachada oeste se localiza la portada principal, destacando dos arcos ojivales separados por una gruesa columna románica. De esta construcción destaca, sin duda, el cimborrio de factura propia del gótico de transición (comienzos de siglo XIII). Se trata de una construcción de factura pura, de carácter austero, desprovista de ornamentos no funcionales y que dan como resultado la entrada de una gran cantidad de luz a la iglesia.

El juego de alturas de los distintos volúmenes arquitectónicos, así como la fábrica de gruesos muros de sillería de hiladas no regulares, de piedra caliza, dan a la construcción un aspecto de obra maciza y sobria que acentúa su aspecto de fortificación, pero elegante a su vez. Destaca la conservación de tres garitones cilíndricos situados sobre contrafuertes en las fachadas norte y este que evidencian el carácter fortificado del edificio

El interior del templo, en el lado de la Epístola, destaca un retablo Rococó, obra de Francisco Tejedor del año 1771. En el lado del Evangelio, se localiza un retablo de con imágenes de San Antonio de Padua, San Francisco de Borja y Santa Bárbara. En el Presbiterio se encuentra el Retablo Mayor, fechado en 1700, obra de Tomás de la Sierra. Posee esculturas de San Francisco de Padua y San Antolín. Los notables relieves representan el milagro de Santa Leocadia y la Imposición de la casulla a San Ildefonso. El Calvario se remata con un crucifijo del siglo XVI. Sobre la puerta de la Sacristía destacar el relieve con temática de la Resurrección de Cristo.

No te puedes perder...
Punto de información turística
Oficina Municipal de Turismo de Villamuriel de Cerrato
0,1637Km
Lugar de interés
Real Monasterio de Nuestra Señora de la Consolación
0,7131Km
Lugar de interés
Área recreativa Soto Albúrez
2,9230Km
Lugar de interés
San Juan de Baños
4,6685Km
Lugar de interés
Fuente de San Juan
4,6950Km

Santa María la Mayor