Montaña Palentina

Compartir enlaces
Senderismo con niños

 

EL ROBLON DE ESTALAYA

Roblón

Distancia aprox.: 4km. Desnivel: 100 m. Duración: 1 hora y media. Dificultad: fácil. Época: todo el año.

Para llegar al punto de salida del itinerario, debemos tomar en Cervera de Pisuerga la carretera en dirección a Potes. Una vez se pasa el puente sobre el embalse de Requejada, dejando atrás el pueblo de Vañes, sale una carretera a la derecha. Tomamos esa carretera, y a unos dos kilómetros encontraremos un aparcamiento. Este es el inicio de la ruta.

Desde el aparcamiento tomamos un camino claro y bien señalizado. Se cruza la cola del embalse de La Requejada por un puente, y al poco encontraremos una bifurcación. El ramal de la izquierda es el que asciende hasta el “Roblón” a través de un pequeño valle. Tras atravesar una cancela metálica nos internamos en un magnífico bosque mixto de hayas y robles, y al poco tiempo haciendo un desvío de la senda principal nos sorprenderá el impresionante porte del “Roblón” de Estalaya.

El “Roblón” de Estala y a es un notable y venerable ejemplar de roble albar ( Quercus petraea). Su altura es de 17 m, y su perímetro en la base es de 10,6 m. Sobre la edad de este árbol, hay varias opiniones, pero desde luego tiene más de 500 años. Algunos expertos opinan que tiene 800 años. Aunque muchos vecinos afirman que pueden ser muchos más. En cualquier caso, este “abuelo”, como se le conoce entre la gente de la comarca, ha sobrevivido a un rayo que dejó marca en su porte y al hacha del hombre, que lo señaló para la corta hace cincuenta años aunque no se llegó a derribar. Hoy se encuentra incluido en el catálogo de árboles notables de Castilla y León. Podemos contemplarle protegido por una valla que rodea su impresionante perímetro y que es importante respetar.

sendaroblon5jpg140111_132522

Tras pararnos a contemplar el “Roblón” el tiempo que consideremos, el camino sigue entre el bosque caducifolio, en el que encontramos, además de hayas ( Fagus sylvatica), robles albares (Quercus petraea) y r ebol los ( Quercus pyrenaica), acebos, espinos, guillomos, servales y mostajos. En las praderas y riberas de los arroyos podemos encontrar abundantes herbáceas, ranúnculos, menta silvestre, geranios, hierba de San Antonio, narcisos y primaveras. Más difícil será sorprender a la fauna forestal, siempre huidiza, aunque probablemente escuchemos los cantos de las aves escondidas en la foresta, y encontremos rastros del paso de algunos habitantes (pelos, excrementos, plumas...).

Descendemos por un vallejo hasta que volvemos a encontrarnos con el embalse, y el camino sigue paralelo al mismo, enlazamos con el tramo que anduvimos al inicio, y cruzando la cola del embalse por el mismo puente l legamos de nuevo al aparcamiento.

Los árboles centenarios han sido venerados en todas las culturas, considerándose portadores de valores simbólicos tales como la sabiduría, la fecundidad, la experiencia. Sus entornos y cobijo de sus ramas sirvieron de escenarios propicios para la celebración de ritos mágicos, asambleas, fiestas y aquelarres. Incluso en nuestra moderna cultura, utilitaria.

Descarga folleto Ruta Roblón de Estalaya

 

 

EL BOSQUE FÓSIL

bosqueFosil

Ruta 3km. con una duración aproximada de 1 hora y desnivel 120 metros.

La ruta discurre por el valle de Castillería, zona que destaca por sus valles con abundante vegetación y por sus prados cercanos a los cursos de agua. Hace años las explotaciones mineras fueron abundantes en algunos municipios de la comarca, y aún se pueden ver estos de algunas escombreras y edificios derruidos. Precisamente una explotación de carbón a cielo abierto permitió descubrir el bosque fosilizado al que se llega por esta ruta.

El itinerario parte de Verdeña, al que se accede desde la carretera que asciende al puerto de Piedrasluengas. Más concretamente el recorrido parte de un aparcamiento habilitado recientemente a las puertas del pueblo.

Desde este camino tomamos una derivación que surge enfrente, y a los pocos metros encontraremos, a mano derecha, el inicio de la pista que nos lleva al bosque fósil. Andados algunos metros el camino se desvía hacia la izquierda y nos adentramos subiendo en un robledal, en el que podemos disfrutar de un mirador con vistas hacia Peña Celada. Al poco salimos del robledal y nos encontramos la pared rocosa.

Este muro lo podemos observar con detalle desde un mirador protegido, y localizar así las marcas que dejaron los bosques que poblaron esta zona hace 300 millones de años.

  bosquefosil3jpg

Podemos apreciar estructuras estrelladas, que son marcas de tocones segados por una avenida repentina de agua marina, y también algún resto de las marcas de los troncos. Diversos paneles interpretativos nos aportarán más detalles acerca de este singular yacimiento, que se descubrió al abrir una mina a cielo abierto .

T ras recorrer el bosque petrificado seguimos nuestra ruta. A pocos metros encontramos un mirador desde el que podremos contemplar hermosas vistas del paisaje de La Pernía. Una vez pasado el collado seguimos el recorrido señalado , que nos devolverá al pueblo de Verdeña, por un agradable camino entre árboles y prados.

Descarga Ruta del Bosque Fósil

Tejada de Tosande

TejoMilenario

Distancia aproximada:10 km. (ida y vuelta). Desnivel: 500 metros. Duración: 3 horas y media (ida y vuelta). Época: todo el año. A partir del otoño la caída de las hojas de los hayas facilita la localización de la tejeda.

Desde el pueblo de Dehesa de Montejo sale una pista que cruza la C-626 a la altura del km. 2. Desde la carretera se ve, en toda su amplitud, el valle de Tosande, un profundo tajo verde abierto entre las cumbres calizas del Macizo de la Peña. Después de pasar una zona de campos de cultivo la pista nos introduce en un pequeño robledal, tras sortear una valla metálica que cierra el paso. El camino desciende, buscando el valle. Aparecen los primeros afloramientos de roca caliza entre los que crecen encinas y rebollos de porte arbustivo. El valle se va cerrando en una estrecha garganta en la que el camino, de firme rocoso, transcurre escoltado por la vegetación de encinas, robles y brezos que ocupa las laderas de Peña Oracada (1819 m., a izquierda) y del Roblillo y las Cruces (1559 m., a derecha). Al final de la garganta el valle se ensancha. Un circo de cumbres calizas rodea los pastizales que ocupan el fondo. En la ladera de Peña Oracada, a nuestra izquierda, se abre un vallejo en el que se asienta un espeso hayedo. La tejeda se encuentra en el borde superior de este bosque. En el límite del hayedo con la pradera encontraremos un sendero, muy marcado por los numerosos visitantes, que nos conducirá sin dificultas hasta los tejos.

A la hora de diseñar este sendero nos han asaltado las dudas. Es tan grande el valor biológico de este bosque que no hemos podido dejar de cuestionarnos la conveniencia de contribuir a atraer más visitantes de los apropiados para la conservación de este enclave. Pero es tanta la popularidad que ha adquirido que poco podríamos hacer para limitar las visitas, algo que por otra parte debe corresponder a los gestores del futuro Parque Natural. Así que vamos a procurar por nuestra parte que quienes hagan uso de esta información para acceder a la tejeda lo hagan suficientemente concienciados del valor único de Tosande y de la necesidad de desechar actitudes que pongan en peligro su supervivencia. Como por ejemplo, arrancar plantas o parte de las mismas o recoger semillas o retoños de los tejos. Quien desee tener un tejo en su casa o en el jardín puede adquirirlo fácilmente en cualquier vivero, ya que es una planta común en jardinería. El tejo es un árbol de por sí escaso de forma natural. En la Montaña Palentina se encuentra disperso y es rara la ocasión en que se encuentran varios ejemplares juntos. Si ya es raro encontrar tejedas, más raro es todavía encontrar ejemplares con la talla y el porte de los tejos de Tosande, alguno de los cuales alcanzan diámetros de 1,5 m. Por todo ello esta tejeda está considerada como una reliquia de la era terciaria, una verdadera joya botánica merecedora de los esfuerzos y atenciones necesarios para su conservación.

La regeneración de la especie en Tosande se ve dificultada por la abundancia de grandes herbívoros salvajes, que se comen los brotes tiernos y las ramillas de las plantas jóvenes. Por ello, aunque algunos años nacen nuevas plantas en abundancia, muy pocas de ellas llegan a convertirse en árboles maduros. Los pastizales del valle de Tosande están divididos entre cuatro pueblos: Dehesa de Montejo, Ruesga, Ventanilla y San Martín de los Herreros. Antiguamente se reunían aquí los rebaños de todos estos pueblos a los que se añadían en verano las merinas procedentes de Extremadura.

Folleto de la Ruta de la Tejada de Tosande

 

Senda del Pinar de Velilla

PinarVelilla En una ruta circular y, con 3,5 kilómetros de longitud, esta senda nos lleva a conocer un bosque centenario de pino silvestre con vistas espectaculares hacia el Pico Espigüete y el Embalse de Compuerto. Un camino apto para toda la familia con un desnivel de 150 metros, por lo que la dificultad de la ruta es baja.

Folleto de la Ruta del Pinar de Velilla

Senda Cascada de Mazobre

MapaMazobre

Para hacer esta ruta dejaremos el coche en el aparcamiento que hay en la carretera que une las localidades de Cardaño de Abajo con Cardaño de Arriba. 7 kilómetros de distancia, en un camino que discurre paralelo al arroyo de Mazobre y que lleva a ver la Cascada.

Descarga el folleto de la Cascada de Mazobre

mazobre (25)

  

Senda de Ursi

mapaSendaUrsi

Esta senda tiene un trazado circular y cuenta con tres puntos de acceso a la misma: Villabellaco, Valle de Santullán y Santuario del Carmen. Desde cada uno de estos puntos puedes comenzar a caminar.

La distancia total son 11 kilómetros si la haces entera. Con una dificultad media, te llevará cuatro horas.

La senda es mucho más que paisaje de montaña, pues lleva añadidas unas esculturas que sorprenden a los visitantes y, que pertenecen al genial escultor Ursi.

Descarga Senda Ursi

sendaUrsi (20)
   
   
   
   

 

Servicio de Turismo - Diputación de Palencia. Calle Mayor, 31 34001. Palencia. Telf: 979 70 65 23