Camino de Santiago y Camino Lebaniego.

Compartir enlaces
Tramo 1. Puente Fitero - Carrión de los Condes

El recorrido en tierras palentinas lo iniciamos cruzando el famoso puente de Puentefitero. Es este uno de los puentes más bellos y largos de la ruta jacobea. Así desde el burgalés Itero del Castillo, pasamos al palentino Itero de la Vega, siguiendo el Camino hasta Carrión de los Condes. Desde esta localidad podemos seguir la vieja senda de peregrinos, o si somos turistas y vamos en automóvil, llegar hasta la provincia de León por la Nacional 120. Si queremos seguir el ramal del camino que lleva a Villada, a la salida de Cervatos de la Cueza deberemos coger la carretera comarcal 972.

Peregrinos y turistas, coincidirán en muchos tramos de sendas y caminos, algunos hoy paralelos a las carreteras.

El peregrino que lo desee en los casi setenta kilómetros de la ruta jacobea en nuestra provincia, no pisará asfalto.

A lo largo el Camino, descubrirás distintos lugares para el descanso, acompañados de buenas viandas. Podrás disfrutar de la menestra de verdura en Frómista, el lechazo en Villasirga, alubias y sopas albadas en Carrión y en repostería encontrarás unos dulces con el nombre de almendrados o amarguillos, cuya base es la almendra. Podrá el peregrino, turista o viajero comer como un rey y descansar con la tranquilidad de un monje, alojándose en casas de turismo rural, monasterios, hostales y hoteles a lo largo de la ruta jacobea en nuestra provincia, y a buen seguro después de hacer el Camino ¡volverá!.

Gastronomia

El puente de Puentefitero que sortea las aguas del río Pisuerga, sirve de límite entre las provincias de Burgos y Palencia. Tras pasar sobre sus once ojos, llegamos al primer pueblo palentino: Itero de la Vega, donde veremos su rollo jurisdiccional(B.I.C.) y visitaremos el templo parroquial de San Pedro (s.XVI) y sobretodo la ermita de la Piedadobra de inicios del gótico, con un bello ventanal del ábside y en capiteles del siglo XIII.

Boadilla del Camino destaca por su iglesia, junto a la cual se alza un gran rollo jurisdiccional de estilo gótico (B.I.C.) y obra del siglo XV. Junto a él se eleva la iglesia de la Asunción (B.I.C.). Templo de tres naves con una gran cabecera presidida por un magnífico retablo renacentista obra de 1548. La pila bautismal es una obra románica de transición.

Saliéndonos del Camino, por un desvío histórico empleado por los peregrinos cuando crecía en exceso el río Pisuerga podremos visitar la pequeña localidad de Támara de Campos y su gran iglesia de San Hipólito el Real (B.I.C.), casi una catedral. A tan sólo 5 km. visitaremos Santoyo, cuyo templo de San Juan Bautista (B.I.C.) posee un gran ábside con un retablo renacentista majestuoso.

Desde Santoyo o desde Boadilla, nos dirigiremos a Frómista, "la Villa del Milagro". El recorrido monumental en la villa se inicia en las esclusas del Canal de Castilla. Desde allí visitaremos la ermita de la Virgen del Otero y el templo de Santa Mª del Castillo (B.I.C.) y la iglesia parroquial de San Pedro, donde en un pequeño museo veremos las famosas 29 tablas del retablo de Santa Mª del Castillo obra del siglo XV.

Santa María del Castillo

Sin embargo el templo más importante de la localidad es San Martín (B.I.C.), uno de los edificios románicos más emblemáticos del Camino de Santiago. Construido en el siglo XI, con tres naves cubiertas por bóveda de cañón, ábsides semicirculares, crucero con linterna con cúpula sobre tambor octogonal apoyado en trompas. Posee tres portadas, la occidental flanqueada por dos torres cilíndricas.

Desde Frómista llegamos a Población de Campos donde sobre el caserío se eleva la iglesia barroca dedicada a la Magdalena. Son muy interesantes la ermita de la Virgen del Socorro (s.XIII), edificio tardorománico semienterrado entre el alzado actual de las calles, y la ermita de San Miguel (s.XIII), obra románica con elementos protogóticos.

Desde esta localidad hay dos itinerarios igualmente transitados, uno por Villovieco y Arconada que llega hasta Villasirga y otro que va desde Revenga y Villarmentero a Villasirga. En Revenga de Campos además de algunas casa blasonadas, veremos el monolito del General Amor, héroe de la Guerra de la Independencia y la iglesia de San Lorenzo.

En la pequeña localidad de Villarmentero de Campos el templo parroquial de San Martín de Tours, nos recuerda viejas leyendas de la peregrinación con una mula por protagonista llevando bajo su lomo las reliquias del santo. Destaca del templo su artesonado y el retablo mayor.

En Villácazar de Sirga, la iglesia de Santa María la Blanca (B.I.C.) domina el caserío. Construida en el siglo XIII, alberga en su interior la imagen e la Virgen a la que cantó en las Cantigas el, rey Alfonso X el Sabio y de la que tan devoto era Sancho IV el Bravo. Lo más espectacular son además de las esculturas del pórtico y otras del interior, los sepulcros del Infante don Felipe, hijo de Fernando III el Santo y el de su segunda esposa. Son dos sepulturas góticas, con policromía, que nos acercan a el ambiente medieval de la época de su realización, al representar el cortejo del funeral de los aquí enterrados. Igualmente destaca el gran retablo mayor de 27 pinturas sobre tabla del siglo XV, presidido por un gran Calvario gótico de hacia 1300.

Villalcázar de Sirga.
Servicio de Turismo - Diputación de Palencia. Calle Mayor, 31 34001. Palencia. Telf: 979 70 65 23