Montaña Palentina

Compartir enlaces
Rutas de Senderismo

 

RUTA POZO LAS LOMAS PozoLasLomas

Distancia aproximada: 10 kilómetros (ida y vuelta). Duración: cuatro horas. Época: todo el año. En invierno y primavera temprana, la presencia de nieve exige una mayor preparación técnica.

Tomamos la carretera L-210 en Velilla del Río Carrión hasta Cardaño de Arriba, desde donde iniciamos la excursión. El camino tiene su inicio junto a la iglesia del pueblo y asciende valle arriba por una zona de praderas hasta que cruzamos un puente que salva el arroyo de Las Lomas. La ascensión se hace un poco más pronunciada, dejando a la derecha el arroyo. Antes de llegar al alto de la Majada de las Vacas el camino se bifurca. Por la derecha el camino desciende hacia la cascada del Ves. Por la izquierda continuamos la ascensión hasta cruzar de nuevo el arroyo por un puente de nueva factura. 

A partir de aquí el sendero asciende por la ladera hasta el alto de La Lomba. En este tramo hay que tener cuidado de no perder el sendero, que a veces desaparece entre los matorrales. Desde el alto ya podemos ver el circo glaciar en cuya base se asienta el pozo de Las Lomas, rodeado por las cumbres del Celestino (2.394) el Alto de Fuentes Carrionas (2.497), Las Agujas de Cardaño (2.386) y el Alto de Las Lomas (2.430). Las ruinas de un chozo nos sirven de referencia para retomar el sendero, que serpentea ladera arriba hasta el Lago. lomas

Los valles de Cardaño, desde el Puente Agudín hasta el pozo de Las Lomas tienen como escolta las más altas cumbres de la Montaña Palentina. Además de las ya citadas, por aquí se encuentran entre otras, el Espiguete (2.450) en el inicio del valle, el Murcia (2.341), el Pico Cuartas (2.451), el Mojón de las Tres Provincias (2.497) Peña Prieta (2.536) y Hoya Continua. Montañeros y senderistas disfrutan desde hace tiempo de los placeres que proporciona caminar por estas alturas y asomarse desde estas atalayas a la Meseta Castellana y a los valles cantábricos. Mucho tiempo atrás, ya recorrían estos parajes los pastores con sus rebaños trashumantes. Ahora que las ovejas merinas ya no pastan estos puertos, su lugar lo han ocupado las vacas procedentes de los cercanos valles de la Liébana, a cuyas gentes arriendan los pastos los lugareños.

De la antigua actividad pastoril, para algunos origen de estos pueblos, quedan algunos chozos derruidos y la sana costumbre de agasajar a los visitantes con la caldereta de carne de oveja. Los vecinos de Cardaño han reconstruido en las inmediaciones del pueblo un chozo de pastores que se puede visitar.

 

Descarga Ruta Pozo Las Lomas

 

 SUBIDA A PEÑA TREMAYA RutaPeñaTremaya

En total son 4,778 kms de distancia, que podemos hacer en una hora y media de marcha, mas lo que queramos disfrutar del panorama en al cumbre.

Salimos de Cervera de Pisuerga en dirección Potes por la C-627 y pasado San Salvador de Cantamuda, tomamos a la derecha la carretera PP-2176 (que indica Fuente del Cobre). La peña que estamos viendo a nuestra derecha es nuestro objetivo : Peña Tremaya (1.437 m).

En un kilometro aproximadamente pasamos por el Molino de Sopeña (y que es donde terminaremos nuestra ruta). Unos doscientos metros antes de llegar al pueblo de Tremaya veremos a nuestra derecha un puente sobre el río Pisuerga: en él es donde iniciaremos nuestra marcha. El vehículo en el que viajemos lo podemos dejar pasado dicho puente o en el mismo pueblo.

Comenzaremos a andar por el camino con suave ascensión en dirección sur, y en seguida atravesaremos una trampa de ganado (hay una puertezuela con cadena a la derecha para el paso cómodo de las personas).

Conforme subamos, y al parar por breves segundos a tomar aire, conviene girarse para ver la cadena montañosa a la que vamos dando la espalda mientras subimos. Se trata de izda a dcha: Peña Labra (2.29 m), Pico Tres Mares (2.149 m) y el Cuchillón (2.174 m), de los disfrutaremos en toda su plenitud al llegar a arriba.

 Despues de subir durante unos 800m llegaremos a una pequeña meseta en donde veremos a la izda una casa de campo. El camino sigue hacia la derecha en clara ascensión hacia la peña, hasta llegar a una portilla ganadera (que debemos dejar: abierta o cerrada, tal y como la encontremos).

A partir de ahí el camino va convirtiendose en senda y va dando la vuelta contorneando al peña hasta llegar a su cumbre. Arriba hay una caseta del vigilancia contraincendios de la J.de C. y L. y unas antenas de telefonía.  La bajada es por el mismo sitio, dando la vuelta a la peña en sentido contrario y no hay mas que seguir el track de GPS, teniendo en cuenta que si nos desviamos de su trayectoria podemos meternos en zona incómoda por los pinchazos de las aulagas.

 Casi abajo del todo, encontraremos otra cerca ganadera, que con la misma recomendación atravesaremos hasta llegar al puente que esta junto al Molino de Sopeña.

 Si solo disponíamos de un vehículo, podemos retornar al puente cerca de Tremaya tras un comodo paseo por la carretera o atravesando las praderías que encontraremos a la derecha de la misma.

 

  VALLE PINEDA POZO CURAVACAS VallePinedaPozoCuravacas

Distancia aproximada: 20 Km. (ida). Desnivel: 500 metros. Duración: 11-12 horas (ida y vuelta). Época: todo el año. En invierno, las adversas condiciones meteorológicas exigen mayor preparación y precaución.

 

Salimos de Velilla del Río Carrión o de Cervera de Pisuerga por la Carretera L-210 hasta Triollo, desde donde una carretera local nos lleva a Vidrieros. Desde el mismo pueblo una pista remonta el valle de Pineda siguiendo el curso del Río Carrión. Los primeros kilómetros caminamos en dirección este, dejando el río a nuestra derecha. Al final de dicho tramo, cruzamos el río por el Puente Pucherín. A partir de aquí el valle cambia de orientación y la pista asciende levemente en dirección norte hasta Santa Marina, donde el Carrión recibe las aguas del arroyo de Arauz. 

De nuevo el valle cambia de dirección. Tras vadear por dos veces el río, caminamos ahora hacia el noroeste por los llanos de la Vega de Correcaballos, alejándonos del cauce. Volveremos a acercarnos al río en el Estrecho, donde el valle se encoge entre las laderas del Lezna (2.206) y el Curavacas (2.524). Al final de la explanada de Vega los Cantos, el Carrión recibe por nuestra izquierda al arroyo del Ves, cuyas aguas se precipitan por la pendiente en una multitud de cascadas. Son las escaleras del Ves. Un sendero asciende junto por la orilla del arroyo entre las cascadas hasta el mismo pozo de Curavacas. También podemos llegar continuando por la pista, que cruzan algo mas arriba del río Carrión, al que dejamos trepando ya en busca de sus fuentes.

Quienes decidan hacer este itinerario a pie, deben saber que su longitud y dureza exigen un gran esfuerzo. Pero sin lugar a dudas este esfuerzo se verá compensado por el placer que proporciona caminar por estos llanos despoblados del extenso Valle de Pineda. La sana fatiga y la soledad de estos parajes ayudarán a provocar en el caminante sensaciones de paz y sosiego, que se acentuarán si se pasa la noche al raso y al abrigo de las montañas.

El pozo Curavacas, sobre el cual existen leyendas tan misteriosas como la profundidad de sus oscuras aguas, es un lago de origen glaciar, uno de los muchos que se esconden bajo los circos formados por los hielos entre las cumbres cercanas. Si aún nos quedan fuerzas podremos acercarnos hasta alguno de ellos: el pozo del Ves, el pozo Oscuro o la Laguna de Fuentes Carrionas, cuyas aguas sobrantes dan origen al río Carrión.

Las vegas del Valle de Pineda están salpicadas de chozos y cabañas de pastores. Estos puertos, aunque administrativamente pertenecen a la provincia de Palencia, son propiedad de gentes de los valles de la Liébana, en la vecina Cantabria. Los pastores de esos pueblos se afanan durante el verano cuidando aquí sus ganados hasta que la nieve les empuja hacia sus casas. Son gente afable y de buen trato, siempre dispuestos a compartir una conversación o un buen trago.

 

 

FUENTE DEL COBRE FuenteCobre

Distancia aproximada: 10 Km. (ida y vuelta). Desnivel: 400 m. Duración 4-5 horas. Época: todo el año. En invierno y al comienzo de la primavera la nieve y el agua pueden dificultar el acceso.

 Para llegar hasta el Valle de Redondo, salimos de Cervera de Pisuerga por la carretera C-627 en dirección a Potes. Un kilómetro después de pasar el pueblo de San Salvador de Cantamuda, una carretera local nos lleva hasta Santa María de Redondo, punto de inicio de esta excursión.

Al final del pueblo, cruzamos un puente que salva el arroyo Lombatero y seguimos la pista que transcurre paralela a la escombrera de una antigua mina de carbón y que nos lleva a otro puente sobre el río Pisuerga. A partir de aquí el camino asciende dejando el río a la izquierda. Hemos de cruzar un puente más y pronto nos encontraremos con una bifurcación. Junto al cruce hay una señal que limita el acceso de vehículos.

Continuamos por la derecha (la pista que dejamos a la izquierda será por donde efectuemos el regreso), hasta la confluencia de dos valles. El Pisuerga recibe a nuestra derecha las aguas del arroyo de Tejedo. Sin cruzar el río, tras pasar por unas camperas, el camino, ahora apenas un sendero, asciende por el fondo del valle, cerca del río. Este es uno de los tramos más atractivos del itinerario. El sendero transcurre bajo un sotobosque de hayas, robles, acebos, avellanos, abedules y mostajos, a veces por el cauce seco de algún torrente. Cuando por fin el camino abandone la espesura nos encontraremos de súbito con unas pequeñas cascadas y algo más arriba la Fuente del Cobre, coronada por las crestas de unos farallones calizos.

El regreso se puede efectuar por la misma ruta o por un sendero alternativo, bien marcado por el continuo trasiego de los visitantes, que parte de la misma boca de la cueva y que nos llevará por la ladera. Abajo divisamos el valle y a la izquierda hermosos bosques de haya. Llegamos a una majada donde descansan las vacas. Desde aquí podemos disfrutar de una excelente panorámica de las cumbres de la Sierra de Peña Labra. Pasamos la majada y tomamos una pista que nos introduce enseguida en un bosque de roble por el que descendemos hasta encontrarnos con el camino por que hicimos la ascensión.

P3100175 Los lugares de nacimiento de los ríos suelen ser objeto de modernas peregrinaciones. Al natural deseo de conocer el origen de las aguas que sacian nuestra sed y la de nuestros campos y bañan nuestros pueblos y ciudades, se une el hecho de que los ríos nacen casi siempre allí donde la naturaleza se muestra más generosa, en entornos montañosos y espacios naturales de gran valor y belleza.

No podía suceder de otra forma con el nacimiento del Pisuerga, que a los citados encantos une el misterioso atractivo que otorga el surgir de una profunda cueva. En su origen, un humilde Pisuerga recoge las aguas navales de las montañas que rodean el idílico valle de Redondo, perteneciente al municipio de la Pernía. Valles de vocación ganadera y zona de tránsito hacia la vecina Cantabria, el origen de su población se remonta a las colonizaciones efectuadas por los primeros reyes leoneses en el inicio de la reconquista, allá en los albores de los siglos IX y X.

Tradicionalmente, Fuente del Cobre ha sido considerada como lugar de nacimiento del río Pisuerga. Sin embargo su verdadero origen está unos kilómetros más arriba, en las laderas del Valdecebollas (2.139 m.). Las aguas recogidas por varios arroyos y pequeñas lagunas, se filtran por una sima en el sumidero del Sel de la Fuente, para surgir dos kilómetros más adelante por la boca de la cueva.

Esta ha sido explorada por varios equipos de espeleólogos. Para los interesados en el tema, Gonzalo Alcalde Crespo ha realizado una excelente monografía.

Descarga folleto de la Ruta Fuente Cobre

 

  VALDECEBOLLAS Y EL CUETO ValdecebollasCueto1

Distancia aproximada: 12 kilómetros. Desnivel: desde el refugio de El Golobar hasta Valdecebollas 300 metros y desde el alto hasta Brañosera se descienden 940 m. Duración: 4-5 horas. Dificultad: todo el sendero es de fácil trazado. Época: todo el año, con las limitaciones que impone el clima en invierno. Observaciones: es conveniente abastecerse de agua para el recorrido.

Desde Barruelo de Santullán una carretera local nos lleva hasta Brañosera. Desde Brañosera tomamos dirección a Salcedillo, para desviarnos a la izquierda, dos kilómetros más arriba y llegar al refugio de El Golobar, donde muere la carretera. Iniciamos a pie el sendero, que asciende por la ladera junto al arroyo del Canal hasta el collado que divide ambas vertiente de los ríos Rubagón y Pisuerga. Una vez arriba en el collado, por un sendero que recorre el cordal nos dirigimos al Alto Canalejas (2.096) y más al oeste al Pico Valdecebollas (2.139), reconocible por las torres de piedra que los montañeros han construido en su cumbre. Desde Valdecebollas el camino desciende en dirección suroeste hacia El Cueto (2.083). Del Cueto seguimos descendiendo por el vallejo trazando una gran cursa hasta el collado de Pamporquero, lugar de paso entre los valles de Castillería, Mudá y Brañosera. En este tramo confluyen varias pistas de uso ganadero. Continuamos por la primera, a nuestra izquierda, que desciende en dirección este por el valle del arroyo de Pamporquero. A media ladera el camino se bifurca. Por la derecha la pista nos lleva a Barruelo a través de un excelente bosque mixto de haya y roble. Por la izquierda, tomando como referencia la línea eléctrica de alta tensión, el camino nos devuelve a Brañosera, cuyo caserío ya es visible al fondo. 

Desde el abandonado refugio de El Golobar, situado a 1.840 metros, una sencilla ascensión nos coloca en media hora en altitudes cercanas a los 2.000 m. Brañosera(paisaje)

Al llegar al collado avistamos hacia el noroeste el Valle de Redondo, pudiendo divisar en el fondo la Cueva del Cobre y el sumidero del Sel de la Fuente, donde nace el río Pisuerga. En las dos vertientes podemos observar manifestaciones de glaciarismo cuaternario en las zonas altas de los valles. A ambos lados se distinguen las morrenas y los efectos de la erosión glaciar. Siguiendo la senda en dirección oeste nos dirigimos hacia el pico Valdecebollas. En este trayecto, el terreno presenta una coloración rojiza por la presencia de minerales de hierro. La escasa vegetación está formada por especies alpinas, como saxifragas, erodium pertraeum y pulsátila alpina. Antes de llegar al Valdecebollas la senda deja a nuestra izquierda el alto de Canalejas, cumbre en cuya cima quedan restos visibles de alguna trinchera de la Guerra Civil.

La Cumbre de Valdecebollas es una plataforma plana en cuyo centro se han erigido varios hitos de piedra alrededor de uno mayor en el cual se sitúa el vértice geodésico. Si nos acercamos al borde de la plataforma obtendremos, si el día es claro, una inmejorable panorámica de las altas cumbres de la Montaña Palentina.

Hacia el oeste Peña Prieta (2.536), Curavacas (2.524), Espigüete (2.450). Hacia el suroeste Peña Redonda (1.993) y la Sierra de Brezo. Al noroeste Picos de Europa. Frente a nosotros la Sierra de Peña Labra (2.029), Tres Mares (2.175), el Cuchillón (2.172) y el Cueto Mañín (2.122), tras los que se adivina la estación de esquí de Alto Campóo y el valle de Suso, ya en la vecina Cantabria.

En el camino hacia abajo desde el Cueto dejaremos a nuestra derecha los valles de Redondos, Castillería y Mudá, en los que podremos reconocer los apretados caseríos de sus pueblos.

 

   
   
   
   
   
   

 

Servicio de Turismo - Diputación de Palencia. Calle Mayor, 31 34001. Palencia. Telf: 979 70 65 23